Congreso ASUFIN 2019: el protagonista es el consumidor

Supervisores, abogados de consumidores y de banca, magistrados, registradores, expertos en nuevas tecnologías financieras y periodistas especializados lograron que el Congreso de ASUFIN, que conmemoraba el décimo aniversario de su fundación, lograran responder a múltiples preguntas sobre los 10 años de crisis económica y mostraran el camino a un futuro con más garantías para el consumidor.

Todos los ponentes asistieron de manera desinteresada al evento.

Éxito de asistentes y de propuestas. El Congreso Aniversario ASUFIN 2009-2019 superó todas las expectativas por la calidad de los ponentes y los debates. El objetivo era  buscar soluciones para que los consumidores estuvieran más protegidos en el futuro y contestar una pregunta: Después de 10 años de crisis económica ¿Hemos aprendido algo?

A tenor de las intervenciones de expertos, parece que no. Tras un repaso por los motivos que llevaron a la crisis económica de 2008, en el que algunos señalaron a los ejecutivos de la banca como responsables directos. Carlos Balmisa, de la CNMC, aseguró que los consumidores nunca habíamos estado tan desprotegidos como ahora y reclamó normas y leyes que les permitieran una defensa realmente efectiva.

Necesitamos una autoridad independiente para la protección de los consumidores

Matilde Cuena, catedrática de Derecho en la UCM, puso de manifiesto los fallos del actual modelo regulatorio y recordó que si de algo tienen miedo las entidades financieras es del control judicial. Abogó por retirar la tutela de la defensa del consumidor al Banco de España y crear una autoridad independiente que se ocupe de un asunto tan necesario. Los expertos del mercado inmobiliario apuntalaron esta necesidad y remarcaron que el loby bancario estaba haciendo bien su trabajo en lo concerniente a seguros vinculados, algo que los ciudadanos deben conocer.

Simona Levi, activista y fundadora de 15MpaRato remarcaba que «ha cambiado la actitud de los ciudadanos, somos menos pasivos, pero no ha cambiado la actitud de los que legislan». Miguel Sánchez, técnico de OMIC en Don Benito, apuntaba que desde que se suprimieron las competencias a los ayuntamientos, los ciudadanos están un poco más solos.

Las mediaciones existen y con ellas se gana tiempo y salud, no se entiende que las entidades financieras no estén dispuestas.

La mesa donde los defensores de los consumidores debatieron con los de la banca fue muy activa. Agustín Azparren se dirigía a los abogados de la banca para preguntarles por qué mantienen los litigios colapsando los juzgados y no se allanan, cuando saben que van a perder. Por parte de la banca se habló de arbitrariedad en los juzgados (lo que ayer era blanco, hoy es negro) y de corresponsabilidad de los ciudadanos, para concluir pidiendo que la enfermedad sea diagnosticada correctamente, si queremos ponerle remedio.

Muy interesante, también, la mesa en la que se puso en valor la influencia del TJUE. En ella estaba Francisco González Audicana, el juez de la sala 38 de Barcelona que ya ha elevado dos cuestiones prejudiciales a Europa. «Yo soy un juez europeo antes que español», Audicana piensa que un juez no puede permitir el abuso de derecho y tiene que proceder de oficio y que una sola sentencia del Tribunal Europeo vincula a la judicatura.

EL juez del JPI38 de Barcelona cree que el TJUE va a fallar que la cláusula de IRPH es abusiva.

Sobre el IRPH, Francisco González de Audicana recordó que el Banco de España aconsejaba un diferencial negativo ( IRPH – %), algo que las entidades incumplieron y piensa que la contestación a su pregunta será que es un índice abusivo. ¿Y qué pueden hacer los abogados para proteger al consumidor en esta revolución procesal que viene de Europa? Esperar y suspender los juicios mientras se mira al Tribunal Supremo con cierta desesperanza.

En el congreso se habló también de muchas cuestiones relacionadas con el crédito hipotecario. Los registradores nos contaron que la hipoteca nace cuando se inscribe y que ellos son los defensores de los ausentes. Nos hicieron saber que el proyecto de la nueva Ley  Hipotecaria tiene grandes carencias. Por ejemplo, dice la ley que los registradores no pueden inscribir contratos con cláusulas declaradas nulas, pero los notarios, si lo aprecian, informarán a las partes.

Existe la figura del Fiscal de Consumo, aunque no opera.

Debemos especial agradecimiento a la participación de Julián Sánchez Melgar, Magistrado del Supremo y ex-Fiscal General del Estado, que habló sobre la figura del fiscal de consumo y su regularización, aunque no opere. Sánchez Melgar destacó que el Ministerio Fiscal estará legitimado para realizar cualquier acción en favor de los consumidores y usuarios.

Ha sido un congreso, como dijo en sus conclusiones el periodista y escritor Andreu Missé, de contrastes. Los supervisores frente a los abogados de los consumidores, éstos frente a los abogados de la banca y  todo de cara a las nuevas tecnologías.

La Ley de Crédito Hipotecario no consigue el aprobado entre los asistentes

Tras escuchar a los representantes de FINTECH que nos propusieron un mundo sin bancos donde cada usuario seamos propietarios de nuestras fianzas, Missé determinaba que los consumidores y sus abogados son mucho más modernos que los supervisores y la banca. Y, cuando se les pidió a los expertos que pusieran nota a la Ley de Crédito Hipotecario, muchos la dieron como no apta.

La presidenta de  ASUFIN, Patricia Suárez, agradeció a todos los asistentes , a los ponentes por su participación desinteresada y a los medios de comunicación. Recordó cómo empezó todo hasta cumplir los diez años de hoy. ASUFIN, dijo, nació como respuesta a un sistema fallido: «No queremos que la gente reclame con nosotros, queremos que reclame, por eso nos preocupamos por difundir y formar. Además, para poder modificar el mercado, hace falta seleccionar a los mejores. Estos diez años han servido para que los consumidores estemos asistidos por mejores profesionales«. 

Queda mucho reto por delante, mucho por hacer, pero estamos en el camino del cambio. «Ejerzamos nuestros derechos, porque un derecho que no se ejerce, no existe

El pase de diapositivas requiere JavaScript.