REVOLVING: Los costes de emisión siguen encareciendo las tarjetas por encima del 22% TAE

Pese a que los tipos de interés de estos ‘plásticos’ han seguido ajustándose a la baja tras la sentencia del Supremo, el precio medio del mercado está instalado en el 22,84% por los costes adicionales

La demanda colectiva de ASUFIN contra WiZink ha sido admitida a trámite por parte del Juzgado de lo Mercantil 8 de Madrid

A pesar de que los tipos de interés de las revolving han seguido ajustándose a la baja tras la sentencia del Supremo que, hace un año, tildó de “usura” el 26% de una tarjeta WiZink, el precio final (TAE) sigue instalado por encima del 22%. El III Barómetro ASUFIN del mercado de revolving constata que, con respecto al mes de junio, la TAE sólo desciende del 22,86 al 22,84%. Y ello es debido, sobre todo, a los elevados costes de emisión que llevan aparejados.

De este modo y, aunque muchas tarjetas han continuado su ajuste en tipos de interés (la Tarjeta Wizink Oro ha pasado del 21,94% al 20,90%) o incluso se han sustituido por “plásticos” más baratos (como Bankia, que ha cambiado la Tarjeta Compras, con un 26,08% TAE, por la nueva Tarjeta Flexible, al 19% TAE), la TAE media apenas varía con respecto seis meses atrás.

Los elevados costes de las comisiones de emisión o renovación de tarjetas como la Visa Diamond de Openbank (que sube de 135 a 175 euros), entre otras, explican en gran parte que el mercado se mantenga en precios tan elevados.

Se da la circunstancia de que Openbank tuvo que advertir en su web que la TAE “variará a partir del segundo año debido a la inclusión de la comisión de renovación” motivados por la publicación de los barómetros revolving de ASUFIN. Con anterioridad, sólo indicaban una TAE del 12%, sin tener en cuenta que la comisión de renovación la hace elevar a porcentajes tan abultados como el 59,47%, para una financiación de 1.000 euros a 24 meses, como así revela el estudio de ASUFIN.

La publicación de este estudio coincide con la admisión a trámite de una nueva demanda colectiva contra estos plásticos, en concreto las de WiZink, por parte del Juzgado de lo Mercantil 8 de Madrid, para expulsar del mercado las cláusulas abusivas que contienen estos contratos: no sólo el interés desproporcionado que alcanzan sino también la falta de transparencia con las que se comercializan. Así mismo, el juicio colectivo contra Carrefour ha quedado visto para sentencia el pasado 25 de marzo por el juzgado mercantil 14 de Madrid.

El III Barómetro Revolving ASUFIN muestra que las tarjetas más caras son las que incorporan comisiones de emisión o renovación. A la Diamond Infinite de Openbank, con un 59,47% TAE, le sigue la Tarjeta Oro Después de BBVA (80 euros de comisión de renovación), con un 27,49% de interés y la Tarjeta Después de BBVA (la versión Classic, con 43 euros de comisión anual), con un 25,41% de interés TAE. En el lado contrario, tarjetas sin comisiones y tipos reducidos, encontramos la Visa Proyecta de Abanca, con un coste casi seis veces inferior (11,99% TAE).

Estos cálculos se hacen para una financiación de 1000 euros a 24 meses. La media del mercado, del 22,84% TAE, supone que para esa operación tipo considerada, el coste se eleva a 229,40 euros. Escala a los 472,94 euros, en el caso del plástico más caro y desciende a los 124,39 euros, en el caso del más barato. Una vez más, se alerta de la elevada TAE de disponer dinero en efectivo en cajeros con estas tarjetas, que llega a ser del 27,99 %.

Seguros de protección de pagos

Por otra parte, el barómetro revolving analiza por primera vez, en esta tercera edición, los seguros de protección. Estos productos, que cubren el impago por circunstancias como el desempleo sin ingresos, tienen un coste muy elevado al aplicarse mensualmente sobre saldos dispuestos, sin que se especifique en ejemplos prácticos su verdadera repercusión. El resultado es que, para una deuda de tan solo 1.000 euros a amortizar en dos años, su coste se eleva hasta más de un 10% sobre la misma operación sin seguro. De este modo, lo que se “vende” como una ventaja, pasa a ser un sobrecoste relevante.

De este modo, en los tres casos analizados supone pagar 84,33 euros en dos años para la tarjeta Bankinter Card Platinum, 103,29 euros para la WiZink y 107,30 euros para la Carrefour Pass. El resultado trasladado a tipos de interés supone pasar del 20,90% al 30,42% anual para la WiZink Oro, del 18,97% al 29,06% para Carrefour Pass y del 19,99% al 27,39% para Bankinter Card.

Préstamo responsable

Desde ASUFIN seguimos alertando sobre los peligros de este producto de crédito: se emiten e incluso renuevan de forma gratuita, sin condiciones ni garantías como contraprestación. Permiten el pago de una cuota mínima y no establecen plazo final lo que complica sobremanera liquidar la deuda. A esto se añade un complejo mecanismo de amortización del crédito que general un tipo de interés muy alto.

Es muy difícil, a juicio de Patricia Suárez, presidenta de ASUFIN, “que las entidades hagan suya la filosofía del crédito responsable, tal y como aconseja el Banco de España, con un producto como éste en el que se sube el tipo de interés para suplir una correcta evaluación de la solvencia del cliente. Además, el propio mecanismo facilita una espiral de sobreendeudamiento para el consumidor medio que no interesa a nadie”.

Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Hazte 
SOCIO

Artículos Relacionados