EDUCACIÓN FINANCIERA: Consejos para preservar la salud financiera en la inminente ‘vuelta al cole’

Uno de cada cuatro consumidores tiene previsto pedir financiación en los próximos meses; la planificación previa, entre otros consejos, permiten preservar el ahorro

Un 24% de los españoles reconoce que recurrirá a financiación nueva en los próximos meses, según los últimos datos de julio del Barómetro ASUFIN de préstamos al consumo, lo que representa un aumento con al 14,2% registrado el año pasado. De cara a preservar la economía familiar con la inminente ‘vuelta al cole’ y aumento de gastos en otoño, los expertos de ASUFIN inciden en estas cuestiones.

Elabora y planifica un presupuesto. Te servirá para ordenar los ingresos y los gastos, base de toda economía de cualquier escala, también la familiar. En este documento deben figurar los ingresos y gastos fijos mensuales, así como los gastos variables, separando los imprescindibles de los superfluos.

Una vez dispongas del escenario general que proporciona el presupuesto, puedes ajustar las partidas de gasto a las necesidades cambiantes de tu vida o nuevos proyectos vitales: compra de nueva vivienda, aumento de la familia, cambio de trabajo, etc.   

Ajústate a una regla de ahorro. Dispón la regla de ahorro que mejor se ajuste a tus necesidades y trata de implementarla, mes a mes, con la mayor de las disciplinas. La habitual es la del 50/30/20 para reservar, al menos, un 20% de tus ingresos para ahorrar. El 50% corresponde a gastos básicos y recurrentes y el 30% restante, a gastos personales, variables.

Compara mercado y no contrates lo primer que te ofrezcan. Cuando quieras contratar un producto o servicio financiero, compara precios y condiciones en distintas entidades, teniendo en cuenta que, muchas veces, lo que se ofrece más barato no se ajusta a lo que necesitas. Lee la letra pequeña de las condiciones.

Por otra parte, no te dejes seducir con facilidad por las ofertas que te ofrece tu propia entidad y reflexiona ¿realmente necesito pedir un préstamo?

Cancela productos que no uses. Revisa los productos y servicios que ya has contratado y si realmente los usas o puedes cancelarlos. Esa tarjeta de la que te has olvidado y que puede darte un susto en forma de comisión o ese seguro con coberturas que ya no necesitas.

Exige transparencia. Cuando tomes la decisión de contratar un nuevo producto o servicio, exige la transparencia en la información que exige la ley a las entidades y compañías financieras. Deben hacerlo de forma que entiendas todas las consecuencias de estar firmando el contrato en cuestión; qué carga financiera te va a suponer y todas aquellas condiciones de las que tienes que ser absolutamente conocedor.

Reclama tus derechos. Si finalmente surge un problema y consideras que tus derechos como consumidor no se están cumpliendo, acude al servicio de atención al cliente de tu entidad y reclama por escrito. Es el primer paso imprescindible para acudir a tribunales.

Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Hazte 
SOCIO

Artículos Relacionados