El BCE: «La pandemia nos recuerda que hay que prepararse ante shocks como el cambio climático»

La presidenta del Banco Central Europeo responde a una carta firmada por 45 organizaciones europeas, ASUFIN entre ellas, instando a no olvidar los compromisos en materia de sostenibilidad y finanzas verdes

Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo, asegura que «la pandemia nos recuerda que necesitamos reforzar la capacidad de resistencia de nuestras sociedades y economías contra shocks externos y disruptivos, como también lo son los factores que aceleran el cambio climático». Así lo recuerda en la respuesta a una carta abierta impulsada por Positive Money y firmada por 45 organizaciones civiles, entre las que se encuentra ASUFIN, y entregada el pasado 27 de abril a la máxima autoridad bancaria europea.

Reconoce en la misiva, fechada el pasado 20 de marzo en Frankfurt, que la pandemia ha forzado a una repentina reorientación de las políticas, como quedó plasmado en el programa de compra por la emergencia pandémica (PEPP). Por esta razón, ha quedado pospuesto a mediados de 2021 la revisión de la estrategia seguida por el BCE en su lucha contra el cambio climático. «Esto no quiere decir – destaca Lagarde – que se hayan visto interrumpidos los trabajos en este ámbito».

El Eurosistema incrementará su compra de bonos verdes y apoyará los esfuerzos de las empresas por adoptar tecnologías más eficientes energéticamente

Christine Lagarde. Presidenta del BCE

«El Eurosistema incrementará su compra de bonos verdes, igualmente en el marco del PEPP, apoyado los esfuerzos de las empresas por adoptar tecnologías más eficientes energéticamente, reduciendo la huella de carbón y estableciendo incentivos para reorientar sus carteras hacia fuentes de energía renovables», explica la gobernadora. Y añade: «En este sentido, el Eurosistema mantendrá cerca de un 20% de los bonos corporativos verdes en circulación».

El BCE tiene que seguir adelante con su revisión estratégica de políticas y dar respuesta a ambas crisis, para asegurar que la recuperación de las economías es sostenible y se aleja de los sectores más contaminantes

Positive Money y 45 organizaciones más, incluida ASUFIN

Las organizaciones firmantes de la carta a Lagarde recordaban a la institución que «ahora más que nunca, vemos la necesidad de que el BCE siga adelante con su revisión estratégica de políticas y aborde los riesgos e impactos del cambio climático. Mientras tanto, el BCE debe asegurarse de que sus acciones en respuesta a la pandemia de coronavirus no hagan pasar por alto la crisis climática, y que se aprovechen todas las oportunidades para abordar las dos crisis en conjunto, canalizando dinero hacia inversiones capaces de crear recuperación más sostenible de las economías, y se aleja de los sectores más contaminantes».

La apuesta del BCE por las finanzas verdes mandaría un claro mensaje al mercado de que su compromiso con la batalla contra el cambio climático es un realidad

Patricia Suárez, presidenta de ASUFIN

Se trata de la segunda misiva enviada a la gobernadora que va en la dirección de recordarle como máxima autoridad bancaria de la UE su capacidad de generar cambios que favorezcan la lucha contra el cambio climático. En la primera, también firmada por ASUFIN, se le recordaba que la lucha contra el cambio climático forma parte de las obligaciones de su mandato, tal y como define el artículo 127 del Tratado Fundacional de la Unión Europea. Además, se recuerda que el BCE y la propia UE son instituciones comprometidas por el Acuerdo Climático de París.

“Como académicos, líderes de la sociedad civil y ciudadanos profundamente preocupados por el cambio climático, estamos convencidos de que la institución financiera más poderosa de Europa no puede permanecer pasiva, mientras somos testigos de una creciente crisis medioambiental” afirmaba el texto de la carta, que incidía en el peligro que no sólo corren procesos vitales, sino también la amenaza que están expuestos, la estabilidad, la economía y el empleo.

Para Patricia Suárez, presidenta de ASUFIN, el compromiso de las instituciones europeas en la lucha contra el cambio climático no puede esperar un segundo más. Abordar medidas en esta línea enviaría un claro mensaje a los mercados acerca de que otras políticas son posibles.

CARTA DE RESPUESTA A LA SOCIEDAD CIVIL DE CHRISTINE LAGARDE, PRESIDENTA DEL BANCO CENTRAL EUROPEO