LOBBY FINANCIERO: Puertas giratorias, esta vez, en las instituciones financieras europeas – EL DIARIO – 01.02.20

Las puertas giratorias se producen cada vez con menos pudor, es por ello que la sociedad civil debe mantenerse alerta y ejercer su propio lobby para impedirlo. Por Patricia Suárez.

Descarga aquí la noticia

Quizá sea por haber estado ocupados con los asuntos domésticos, como la formación del nuevo gobierno, por lo que un asunto escandaloso de «puertas giratorias» en el ámbito de las finanzas europeas ha sucedido ante nuestros propios ojos sin casi habernos dado cuenta. Y menos aún denunciado públicamente todo lo que merecía.

El director ejecutivo de la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés), Adam Farkas, dimitía hacia el mes de octubre para ocupar un puesto de similar responsabilidad en el lobby financiero más poderoso de la UE, la Asociación de Mercados Financieros en Europea (AFME, por sus siglas en inglés). Ahora se ha sabido también que el círculo se cierra y que por la misma puerta por la que sale Farkas, han propuesto como sucesor a Gerry Cross, que a su vez ocupó cargos de responsabilidad en la AFME de 2011 a 2015. Un doble trasvase de regulador a regulado sin precedentes, que pretendía hacerse con total impunidad. Hasta que esta semana, esta vez sí, el Parlamento Europeo ha frenado esta posibilidad. El pleno del Parlamento rechazó la candidatura de Cross por 336 votos en contra, 272 a favor y 48 abstenciones. La EBA debe presentar ahora un nuevo candidato porque la votación de la Eurocámara es vinculante.

Un triunfo logrado en gran parte por la voz de alarma dada desde las organizaciones que velamos por los intereses y defensa de los derechos de los consumidores financieros. El pasado 16 de enero, y como consecuencia de una iniciativa de Change Finance, a la que ASUFIN pertenece, el Parlamento Europeo adoptó una resolución, votada por unanimidad en la Comisión de Asuntos Económicos y Financieros, en la que se reprueba la laxitud de la EBA al permitir el trueque de nombramientos. Los eurodiputados, entre ellos el español Luis Garicano en una durísima intervención, pidieron a la institución, que preside el también español José Manuel Campa, que revisara su decisión y alentaban a todos los miembros del Parlamento Europeo a evitar reunirse con Farkas en los próximos dos años. Además, propone que los órganos de administración de la Cámara estudien si deben permitir que el ex director de la EBA pueda tener una credencial de lobista para acceder a las instalaciones del Parlamento.

El Defensor del Pueblo europeo, el European Ombudsman, abrió una investigación el pasado 16 de enero en respuesta a la denuncia de Change Finance y la EBA tendrá que responder a sus preguntas.

A pesar de lo que pudiera parecer, las puertas giratorias se producen cada vez con menos pudor. Es por ello que la sociedad civil debe mantenerse alerta y ejercer su propio lobby para impedirlo. ASUFIN, con su participación en Change Finance, trabaja para frenar en seco las puertas giratorias entre las autoridades europeas. Estos hechos socavan la confianza de los ciudadanos en Euro y hacen dudar peligrosamente de la eficacia de unos órganos reguladores que tienen que funcionar al servicio de los intereses generales de la sociedad europea, como garantía de nuestra prosperidad, así como de resorte de prevención ante las crisis. En juego está la sostenibilidad de las finanzas, base de las democracias europeas que tanto hemos de preservar.