EDUFIN: Cómo evitar caer en la espiral del sobreendeudamiento

Cuando se sucumbe a la tentación de gastar más dinero en adquirir bienes o servicios de lo que uno se puede permitir, por ingresos presentes o expectativas de futuro, es muy fácil que sobrevenga el temido sobreendeudamiento.

Llegar a una situación financiera inmanejable es más fácil de lo que se piensa pero evitarlo, y está es la buena noticia, está al alcance de todos.

Básicamente hay que seguir una disciplina de gastos. Éstas son las claves.

EDUFIN: Cómo evitar caer en la espiral del sobreendeudamiento

 

1. DETECTAR EL PROBLEMA A TIEMPO

En primer lugar, conviene ser honestos con nosotros mismos y detectar a tiempo si se está cayendo en una situación de difícil manejo económico. Planificar con antelación gastos e ingresos es un buen comienzo.

No es necesario ser muy exhaustivo, bastará con conocer de antemano a qué tipo de gastos «se va» el sueldo del mes: (1) qué partidas contiene nuestra deuda (hipoteca, préstamos..), los (2) gastos fijos irrenunciables (facturas de luz, colegios..),  (3) compras diarias en alimentación, ocio; a lo que hay que añadir una cantidad para (4) imprevistos.

Esto lo podemos apuntar en una libreta o en un documento de Excel, lo que nos facilitará un seguimiento periódico. También existen herramientas online que hacen más cómodo este seguimiento e incluso la aplicación de nuestro banco, que permite visualizar rápidamente qué cantidad de dinero está yéndose a cada una de las partidas. También hay Apps de las nuevas FINTECH que permiten gestionar los gastos e ingresos de todas tus cuentas y tarjetas.

2. REGLAS DE PORCENTAJE: 70/30 ó 50/20/30

¿Cómo sé que existe un equilibrio entre los cuatro puntos antes mencionados? Hay varios esquemas que pueden ayudar. Uno de ellos es el 70/30, que indica que el 70% de los ingresos han de ir destinados a pagar la deuda contraída (hipoteca, y otros préstamos), los gastos fijos del mes (facturas) y los que consideramos básicos, como alimentación, ropa, etc. El 30% restante estará destinado al ocio o al ahorro, unas partidas que pueden variar mes a mes en función de las circunstancias pero que no pueden rebasarse. Ello implicaría empezar a poner en peligro el esquema básico de endeudamiento y caer en el clásico: «vivo por encima de mis posibilidades».

Otro esquema que puede ayudar es el 50/20/30. En este caso, se considera que la deuda ocupa el 50% de los ingresos totales, se destina un 20% al ahorro y un 30% a los gastos personales, que incluyen ocio, compra de ropa, etc.

3. ESTUDIAR LOS INTERESES (TAE)

La finalidad de la planificación es evitar el agobio económico que puede llevarnos a la necesidad de contratar un producto con intereses desorbitados. Hay casos en los que los intereses terminan siendo del 100%, aunque algunos pueden llegar al 4.000%. Los consumidores más agobiados económicamente son las presas más vulnerables de estos créditos se alargan hasta el infinito.

Si se contrata un producto es muy importante atender a la TAE (Tasa Anual Equivalente), que indicará el precio final del mismo. En un préstamo personal de cualquier entidad sometida al Banco de España, el TAE ronda el 9 ó 10% anual. Estos créditos rápidos o tarjetas revolving pueden llegar a tener una TAE 5309%, como en el caso de VIVUS.

Pero hay muchas más webs con intereses usuarios para créditos pequeños, a devolver en un plazo de un mes. Solcrédito presta 300€ a 30 días, con un TAE: 1009.48%. En un mes tendrás que pagar 451.49€. Cofidis mantiene su TAE a un máximo de 42 meses en el  24.51%.

En el caso de CREDITEA, tenemos un contrato de un consumidor en el que se observa que el Tipo Deudor fijo es de un 5,99, pero la tasa anual está en el 100,99. Si se contratan 3.000 euros, habrá que pagar otros 3.000, al menos.

Créditos rápidos CREDITEA

Ejemplo real de solicitud de crédito de un asociado de ASUFIN a CREDITEA. El TAE supera el 100%.

4. PLANES DE CONSOLIDACIÓN DE LA DEUDA

Si la situación comienza a ser insostenible, es mejor que se ponga coto lo antes posible. Cuanto antes se produzca una conversación con la entidad financiera, más fácil será encontrar la solución al problema. Se pueden considerar planes de pago extendidos en el tiempo o de consolidación de la deuda.

Consolidar deudas es, sencillamente, reunirlas todas en una misma. Las diversas deudas, ya sean cuentas de tarjetas de crédito o pagos de préstamos, se agrupan en un solo pago mensual. Esta opción puede ser una manera de simplificar o reducir los pagos, pero hay que tener en cuenta que no borra la deuda. No sólo eso, hay que ser conscientes de que empezaremos a pagar mayores intereses a la entidad, dado que se suscribe otro tipo de préstamo.

5 . AMPARO DE LA LEY

Finalmente, si sobreviene el impago de deudas, por haber entrado en la espiral de sobrepago de intereses, el consiguiente perjuicio es la inscripción en el registro de morosos, con los daños que ello conlleva. ASUFIN también te ayuda a salir del fichero de morosos y, si se dan las condiciones, a que seas indemnizado por daños y perjuicios.

Si la deuda es insostenible, se puede acudir a un procedimiento de Segunda Oportunidad (Sentencias), en ASUFIN contamos con expertos que pueden ayudarte a salir de esta situación.

Si por el contrario, el problema lo tienes solo con alguna tarjeta o préstamo revolving, el Tribunal Supremo, en STS del 25 de noviembre de 2015, considera que determinados contratos en los que el tipo de interés estipulado es manifiestamente desproporcionado infringen la Ley de Represión de la Usura, por lo que el contrato queda nulo. 

Esta sentencia ampara a muchos de los españoles que ya han demandado por la falta de transparencia y abusividad de los créditos revolving.Si eres un afectado por este abuso, no dudes en ponerte en contacto con ASUFIN. Nuestro equipo de letrados especializados te ayudará a reclamar tus derechos.

info@asufin.com

Dirección letrada: Mariano Andrés Sánchez
Magistrado Ponente: Rafael Sarazá Jimena
PDF: Sentencia del Tribunal Supremo 25/11/15 contra créditos revogvinh