Éxito de ASUFIN Baleares en la jornada sobre IRPH y cláusulas abusivas

La presidenta de ASUFIN, Patricia Suárez y la secretaria general, Rosana Organista, se trasladaron con parte del equipo de la asociación a Mallorca para informar a los consumidores de cláusulas abusivas y ofrecerles las herramientas para defender sus derechos. El director de Consum, Xisco Dalmau, agradeció que ASUFIN se instale en Baleares para que los consumidores puedan contar con una defensa de sus intereses seria y comprometida. Si no pudiste seguirlo por streaming, te ofrecemos la posibilidad de hacerlo.

Desde ASUFIN queremos agradecer la magnífica acogida que nos dispensaron en Mallorca y, sobre todo, las facilidades que tanto el director general de Consum, Xisco Dalmau como el Ayuntamiento de Mallorca, con la asistencia y moderación de una de las mesas a cargo del director de comunicación,  Joan Carles Palos Nadal.

El objetivo de ASUFIN siempre es formar a los consumidores para que tengan armas con las que defenderse. Para ello contamos con las ponencias de la magistrada del JPI17 de Mallorca, Margarita Poveda y del magistrado del JPI3 de Maó, Fernando Pinto Palacios. Como jueces de los juzgados especializados en cláusulas abusivas de Baleares, valoraron la situación actual de estas cláusulas despertando el interés de los asistentes.

En las ponencias contamos también con la experiencia de la letrada colaboradora de ASUFIN, Cristina Borrallo y con el profesor de economía financiera de la Universidad de Baleares, Pau Monserrat.

Los bancos no quieren acuerdos porque buscan que los consumidores desistamos, pero seguiremos reclamando

El magistrado del JPI3 de Maó, Fernando Pinto Palacios, tras recordar un buen número de las cláusulas abusivas que pasan por el juzgado, se centró en la referente a la Hipoteca Multidivisa. Explicó que en la mayoría de las causas juzgadas, el banco no ha podido acreditar que informó con transparencia al consumidor. Cristina Borrallo, por su parte, resaltó la necesidad de seguir batallando porque «los bancos no quieren llegar a acuerdos y sólo buscan que los consumidores desistamos. No desistan y reclamen».

Los afectados nos vemos abocados a acudir a tribunales pero, afortunadamente, el porcentaje de sentencias favorables es ya abrumadora. La magistrada del JPI17 de Palma, Margarita Poveda, tenía preparada la ponencia sobre IRPH, pero quiso informar de porqué había presentado cuestión prejudicial al TJUE para conocer si un juez podía moderar una cláusula abusiva en el asunto de los gastos de hipoteca.

Para ella, la comisión de apertura de un crédito hipotecario tiene que ser para un servicio real. Si no es así, la cláusula es abusiva. También valoró la sentencia del TJUE sobre vencimiento anticipada, a la que calificó de moderada.

Si el banco hubiera sido claro con el IRPH, un consumidor perspicaz y atento lo hubiera comprendido y no lo hubiera contratado

Sobre IRPH mostró sus discrepancias con la sentencia del Tribunal Supremo que lo calificó de transparente. Jugó con los calificativos de consumidor medio y perspicaz, y dijo que esperaba que el TJUE dejara claro de una vez si existió o no abusividad en la comercialización de este producto. Patricia Suárez, la moderadora de esta mesa, explicó como vivió en Luxemburgo esta vista tan esencial para cientos de miles de familias y se dolió de que los representantes del gobierno español se posicionaran con la banca.

Por último, Pau Monserrat, profesor de economía pondera de la UIB, siempre pedagógico, acompañó sus palabras de gráficos para demostrar que el IRPH siempre le saldría más caro al consumidor que el Euribor: » El banco debió presentar una comparativa que un consumidor medio, perspicaz y atento hubiera comprendido y no hubiera contratado».

ASUFIN sigue fiel a su objetivo de formar al consumidor y darle herramientas para su defensa frente a abuso

La presidenta de ASUFIN, Patricia Suárez, clausuró la Jornada recordando que los consumidores han iniciado un camino que no tiene retorno y es el de defender sus derechos: «nuestro objetivo es el empoderamiento del consumidor». ¡Gracias, Baleares!