Estrasburgo avala al Gobierno Húngaro frente a las entidades financieras

Las entidades financieras denunciaron a Hungría por la Ley que fijaba un tipo de cambio para proteger a los afectados por hipotecas en divisas.

La banca entendía que se habían vulnerado  sus derechos, pero el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo lo ha negado tajantemente.

DOCUMENTACIÓN
» 30/04/2014 – Sentencia del TJUE.
» 30/06/2014 – Sentencia Tribunal Supremo Hungría (en inglés)
» 20/12/2018 – Sentencia del Tribunal de Derechos Humanos (en inglés)

 

En 2014, el TJUE falló a favor de Árpád Kásler, un afectado húngaro que tenía una hipoteca en divisas, lo que fue ratificado por el Tribunal Supremo de este país. En Hungría, estos créditos se ofertaban en euros, por lo que cuando la moneda húngara se depreció, los hipotecados se vieron atrapados e incapaces de pagar sus cuotas.

La sentencia de su Alto Tribunal ocasionó un auténtico vuelco judicial y la presión de los cientos de miles de afectados llevó al Gobierno a dictar una Ley en la que se fijó un tipo de cambio que equiparaba el forinto al euro, con pérdidas de 3.200 millones de Euros para los bancos.

Las entidades financieras, miembros del OTP Bank Group, denunciaron en primer lugar ante el Tribunal Constitucional Húngaro, que desestimó el recurso. Ante este fracaso, recurrieron al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, argumentando que no habían tenido derecho a un proceso equitativo en los tribunales húngaros y que no se hubiera protegido su derecho a la propiedad. Ambos recursos fueron desestimados.

Para la presidenta de ASUFIN, Patricia Suárez, “se trata de un gran avance para los usuarios financieros porque demuestra que los gobiernos pueden tomar decisiones para proteger a sus ciudadanos cuando se han visto afectados por malas prácticas bancarias.” Añade además, que “los Estados de la Unión Europea deberían tomar ejemplo y perder el miedo a legislar en defensa de los usuarios financieros.”.

Descargar Sentencia del Tribunal de Derechos Humanos