Valores Santander: Un asociado de ASUFIN indemnizado por el total de la pérdida

El Juzgado de Primera Instancia número 7 de Santander ha concluido que el Banco faltó a sus deberes y obligaciones de información, por lo que es responsable de los daños sufridos por la pareja asociada a ASUFIN. Le condena a restituir 27.365 euros para paliar las pérdidas.

ASUFIN ha conseguido otro éxito especialmente relevante con esta sentencia, ya que se indemniza por el «total de la pérdida declarada en el año 2012, en el momento del canje. Además, se condena al abono del interés legal desde la notificación de la demanda. El fallo no deduce los beneficios obtenidos, un avance que aplaudimos desde ASUFIN. Siempre hemos denunciado que al banco no puede salirle gratis el disfrute durante años del dinero de una inversión.

La pareja compró 20 títulos de Valores Santander en octubre de 2007, por un valor de 50.000 €. Cuando se produjo la conversión forzosa, en octubre de 2012, el valor de las acciones era sólo de 22.635€. La abogada colaboradora de ASUFIN, Gisela Bernáldez, presentó demanda para recuperar la parte invertida. La falta de información y transparencia de la entidad provocó un error y falta de consentimiento en las condiciones pactadas.

La pareja contrató Valores Santander por valor de 50.000 € en 2007 sin que nadie les advirtiera que era un producto de riesgo en el que podían perder todo lo invertido.

Banco Santander negó tales hechos y alegó la experiencia financiera de los asociados. Negó que pudiera haberse producido error en el consentimiento porque la información fue clara. A los contratantes se les entregó un tríptico informativo, que manifestaron haber recibido, siendo conocedores de las características del producto.

El juez analiza el deber de información de la entidad y recuerda que la normativa le impone un comportamiento diligente y transparente al colocar estas participaciones subordinadas en clientes minoristas. Debe el banco cuidar los intereses de estos como si fueran propios y mantenerles informados de forma imparcial y no engañosa.

Los consejos del empleado llevaron a los asociados de ASUFIN a suscribir un producto perjudicial para ellos, pero muy beneficioso para la capitalización del banco.

La pareja asociada a ASUFIN son clientes minoristas y, dice el juez, no consta que tuvieran conocimientos financieros. Se les debía, por tanto, una información exacta de los riesgos de contratar ese producto. «Sin embargo, ni en el contrato de suscripción, ni en el folleto informativo o en la nota de valores presuntamente entregados al momento de la contratación, existe una información completa».

Sobre, todo, añade, «de que el dinero entregado pudiera perderse en su totalidad o en su mayor parte por la eventual conversión en acciones de la demandada». Nada se dice sobre los riesgos ni en el contrato ni en las condiciones particulares, «escrita en letra pequeña, ilegible y compleja».

La omisión de los deberes de información ocasionó un daño económico que debe repararse.

«En segundo lugar, continúa la sentencia, los aludidos trípticos informativos o Nota de valores, se limitan a describir, con un lenguaje críptico y técnico, las características del producto». Ausencia de advertencia sobre los riesgos. La conclusión es que la información a los afectados fue tan incompleta y sesgada que el conocimiento «adquirido por éstos fue totalmente erróneo sobre la realidad de su funcionamiento»

En la sentencia se especifica que la pareja se dejó aconsejar por un empleado bancario que les condujo a suscribir un producto bancario de alto riesgo y perjudicial para ellos, pero, sin embargo, «muy beneficioso para la capitalización de la entidad bancaria a la que realmente representaba».

La sentencia condena a Banco Santander a indemnizar con 27.365,10 € a los afectados, sin deducción de los beneficios obtenidos.

«Por ello, en aplicación de lo previsto en el artículo 1.101 y siguientes del Código Civil, y dado que esta omisión de los deberes de información de la entidad demandada ha ocasionado un daño económico» declara la responsabilidad de la entidad. Así mismo, impone la obligación de abonar la indemnización de daños y perjuicios correspondiente.

Condena a Banco Santander  a que abone la cantidad de 27.365,10€, con los intereses legales devengados desde la fecha del emplazamiento para contestar a la demanda.

Felicitamos a los asociados de ASUFIN por este éxito que aún no es firme,  y a la abogada colaboradora Gisela Bernáldez por su compromiso y solvencia con todos nuestros afectados de abusos bancarios. En este tipo de procedimientos es muy importante contar con un buen servicio jurídico. En ASUFIN llevamos casi diez años luchando contra los abusos y cosechando éxitos para nuestros asociados.


Dirección Letrada: Gisela Bernáldez Bretón
Banco: Banco Santander
Producto: Valores Santander
Perfil: Particular/ASUFIN
Pdf: Sentencia estimatoria Valores Santander JPI7 de Santander