Banco Santander no quiere sentencias del Tribunal Supremo

Banco Santander no ha querido litigar en el Supremo contra un consumidor que recupera, así,los 250.000 euros adquiridos en la compra de Valores Santander. A pesar de haber ganado en primera y segunda estancia, ha decidido darse por condenado cuando el afectado ha recurrido al alto tribunal.

 

Lo que Banco Santander ha hecho se llama allanamiento en el lenguaje jurídico. Consiste en retirarse de un litigio y aceptar la sentencia condenatoria solicitada por su demandante. De este modo, se extingue el proceso «en virtud del reconocimiento y conformidad del demandado».

El proceso comenzó en el año 2015, cuando un juzgado de Mósteles desestimó la demanda que los herederos de un afectado interpusieron contra Banco Santander por error invalidante en el consentimiento. Un consumidor había adquirido en octubre de 2007 cincuenta títulos denominados Valores Santander por un importe de 250.000 euros. Esos valores se canjeaban obligatoriamente en octubre de 2012.

Había adquirido Valores por importe de 250.000 euros y el día del canje obligatorio el precio de la acción en Bolsa cayó y perdió el 45,26% de su inversión.

Lo cierto es que el 28 de septiembre de 2012, Santander estableció el precio de referencia de las acciones a efecto de la conversión obligatoria en 12,96 €. A cada Valor le corresponderían 385,80 acciones. Pero el día del canje obligatorio, el precio de la acción en la Bolsa cayó a 5,8667, los inversores perdieron en un día el 45,26% de su inversión.

La CNMV impuso a Banco de Santander una multa de 16,9 millones de euros por la comercialización de estos valores, al no haber facilitado a los clientes la información necesaria. A pesar de todo ésto, el JPI1 de Móstoles falló en contra de la familia al considerar que no había existido ni nulidad contractual ni incumplimiento. El padre, que fue quien realizó la compra, había muerto y fueron sus hijos y esposa los que demandaron al banco.

La CNMV multó al Santander por no haber facilitado la información necesaria, pero la AP19 de Madrid consideró este hecho irrelevante y falló a favor del banco.

La sala 19 de la Audiencia Provincial de Madrid confirmó la sentencia de primera instancia y dictó sentencia desestimatoria del recurso porque entendió que el consumidor pudo conocer el producto. Para los magistrados que el banco hubiera sido sancionado era irrelevante.

TRIBUNAL_SUPREMO_ASUFIN_CAIXABANK

La política del Banco Santander ha sido siempre evitar una sentencia negativa del Tribunal Supremo.

Los afectados, seguros de tener razón, interpusieron un recurso de casación ante el Tribunal Supremo, y Banco de Santander  solicitó que se le tuviera por allanado y que se dictara sentencia estimando el recurso. Pidió, también, que «se casara la sentencia de la Audiencia Provincial y se estimara la demanda, con imposición de costas».

Banco Santander no se ha arriesgado a tener una sentencia del Supremo negativa. Se ha allanado aceptando perder el recurso, pese a haber ganado en las otras instancias.

La sentencia estima la demanda y declara la nulidad de la orden de suscripción de los 50 títulos Valores Santander, ordenando la restitución de las prestaciones. El banco tiene que devolver los 250.000 euros invertidos, más los intereses, y pagar las costas de primera instancia.

Seguimos animando a todos los afectados por abusos bancarios a pelear por recuperar su dinero. Los tribunales están dando la razón a los consumidores en el 97% de las demandas. Contar con un equipo jurídico solvente y comprometido asegura en mayor medida el éxito.


Dirección Letrada: Francisco Redondo Trigo
Banco: Banco Santander
Producto: Valores
Perfil: Minorista
Pdf: SENTENCIA DEL TRIBUNAL SUPREMO ESTIMATORIA POR ALLANAMIENTO VALORES SANTANDER