En 2016 ASUFIN y UCE-Asturias pidieron que las grandes empresas de luz y gas no utilizaran la misma marca en su distribuidora, comercializadora de referencia y comercializadora libre porque confundía a los consumidores
La Dirección de Energía de Comisión Nacional del Mercado de la Competencia ha iniciado el procedimiento para adoptar una decisión jurídicamente vinculante que obligue a estas empresas a separar su imagen de marca

 

ASUFIN y UCE-Asturias, han tenido que esperar 18 meses para que sus peticiones en pro de los consumidores haya sido escuchadas. Efectivamente, la normativa europea había sido aprobada en 2009 para promover la transparencia y apenas ahora, 9 años después, el Regulador se pone en marcha.

Por fin, la Dirección de Energía de la CNMC, Comisión Nacional del Mercado de la Competencia, recoge estas denuncias e inicia el procedimiento para adoptar una decisión jurídicamente vinculante que obligue a los grupos verticalmente integrados (es decir, que distribuyen y comercializan electricidad y gas) a separar su imagen de marca (logotipos y denominación social) y canales de información (web y teléfonos).

Patricia Suárez, presidenta de ASUFIN, ve este paso necesario para la protección de los consumidores e imprescindible para promover la competencia leal: “España, al fin, sigue el camino ya iniciado por los reguladores europeos como ASUFIN puso de manifiesto en su denuncia con ejemplos de Alemania,  Francia e Italia. El objetivo es que las grandes energéticas separen claramente su negocio regulado (cobran según normativa) y la comercialización del PVPC del negocio libre. Con ello, se evitará la actual situación en la que las grandes energéticas han aprovechado durante estos años para cambiar a los consumidores al mercado libre, casi siempre más caro que el precio regulado y, algunos casos ya sancionados, con engaño a los clientes”.

En noviembre de 2016 ASUFIN y UCE-Asturias pidieron que las grandes empresas energéticas no utilizaran la misma marca en su distribuidora, comercializadora de referencia y comercializadora libre  porque confundía a los consumidores

Las compañías que distribuyen y suministran la luz y el gas publicitan a sus consumidores un imagen corporativa única, pero en realidad deben dejar claro que son empresas diferentes, con actividades distintas. “No se puede permitir, continúa Suárez, que quien gestiona la red de distribución en régimen de monopolio natural venda además la electricidad y el gas con una imagen corporativa similar. El consumidor no sabe con quién está contratando el servicio y eso les confunde y es aprovechado por las energéticas. Mientras Endesa e Iberdrola, con el 70% del mercado, se resisten al cambio, otros grupos y las pequeñas comercializadoras seguramente aplaudirán esta iniciativa. Es una cuestión de fomento de la competencia que siempre beneficia al consumidor”.

Las cinco grandes compañías verticalmente integradas (Endesa, Iberdrola, Gas Natural Fenosa, EDP España y Viesgo) no están distinguiendo entre estas actividades. Ahora la CNMC les obligará a que separen la marca y los canales de información. Suárez cree que todo es cuestión de transparencia y de fair-play a favor de los consumidores.