Cientos de familias esperan que El Juzgado de lo Mercantil Nº7 de Madrid inicie el camino para acabar con esta pesadilla que les ha supuesto un perjuicio económico medio de 60.000 euros.
Estas hipotecas se comercializaron mayoritariamente entre parejas jóvenes que no saben ni cuánto tiempo tardarán en devolver el crédito ni lo que finalmente les habrá costado.

Ayer se celebró el juicio por la demanda colectiva que ASUFIN presentó contra Banco Santander (antes Banesto) para anular las cláusulas abusivas incluidas en el contrato de la llamada hipoteca tranquilidad. La demanda fue admitida a trámite el 28 de marzo de 2017 por el Juzgado de lo Mercantil Nº 7 de Madrid.  Los afectados esperan ahora una sentencia favorable que acabe con su angustia.

Esta hipoteca, comercializada por Banesto en los años 2007 y 2008, se ofertó a miles de parejas jóvenes con ingresos reducidos que no podían acceder a otro tipo de crédito hipotecario. La publicidad vendía que era muy ventajosa con unas cuotas más bajas que las de una hipoteca tradicional.

“Fue una trampa que Banesto colocó a los jóvenes en los años en los que el Euribor estaba disparado, cuando ya sabían que existía una altísima probabilidad de que bajara”, asegura Patricia Suárez. “No les contaron que esos diez primeros años apenas amortizarían capital, que su deuda casi no menguaría y que habría que seguir pagando intereses años y años”.

Al concluir los diez años entraba en vigor un sistema variable, asimétrico, cuyo final podía terminar con una cuota extraordinaria, cercana a los 20.000 euros. Suárez dice que los socios de ASUFIN han vivido un calvario. “Les dijeron, y los folletos de publicidad están ahí, que tendrían la misma cuota para siempre, pero ellos tienen el Euribor más un diferencial anual, por lo que la cuota siempre es creciente. Nuestro perito cifra el perjuicio en 60.000 euros. Un atraco para los consumidores más vulnerables”.

Los afectados pendientes de la sentencia esperan que sea favorable para acabar con su hipoteca pesadilla

La hipoteca tranquilidad, esa gran desconocida, ha producido gran desasosiego en los afectados y discrepancias en los juzgados. Algunos magistrados no han dudado en considerarla compleja y abusiva, otros creen que el producto es claro y sencillo. Pero todos coinciden en que no es ni conveniente ni barata.

“lo cierto es que Banesto y otras entidades como Caixabank, Caja Duero o Kutxabank, se aseguraron un tipo de interés fijo muy superior al mercado durante los diez primeros años. Con la bajada del Euribor se convirtió en una trampa”. ASUFIN nació con el compromiso de retirar del mercado todas las cláusulas abusivas, todas las que carezcan de transparencia y proporcionalidad. En esta demanda colectiva, que esperamos ganar porque es de justicia, solicitamos también que se anulen la cláusula de interés de demora, la de resolución anticipada y los gastos de formalización. Sólo así los miles de afectados podrán tener, de verdad, la tranquilidad que los bancos les han robado”.

ASUFIN mantiene abierta una lucha constante con las entidades para cambiar la cultura bancaria de este país y que ningún consumidor sea víctima de abusos. Tiene pendiente cuatro demandas colectivas contra prácticamente toda la banca por los gastos de hipoteca, otras cuatro contra los grandes bancos por IRPH y una por las acciones del Banco Popular. Agradecemos a nuestro abogado colaborador, Fernando Gavín, su compromiso y solvencia jurídica, así como el trabajo realizado por el perito Juan José Durán. Ambos se han entregado totalmente a esta causa .


Dirección Letrada: Fernando Gavín
Banco: Santander/Banesto
Producto: Hipoteca Tranquilidad