Murcia declara la nulidad retroactiva absoluta de una cláusula suelo por mala fe

El Juzgado de lo Mercantil número 2 de Murcia ha dictado una sentencia  que condena a Banco Popular, antes Banco Pastor, a la devolución íntegra de todo lo cobrado por cláusula suelo, a pesar de la doctrina del TS (solo devolución desde mayo 2013), por la existencia de mala fe en dicha entidad.

Un particular ha ganado una sentencia que abre una brecha en la historia judicial de la cláusula suelo, siendo la defensa jurídica llevada por la Letrada Magdalena Rico Palao.

Además de la acción de nulidad, el particular solicitó  que se condenara a la entidad Banco Popular, antes Banco Pastor, a  que devuelva las cantidades abonadas de más como consecuencia de dicha cláusula, se entiende desde que la misma está  en vigor, incluido el periodo de tramitación del procedimiento.

La STS de 9/5/2013 deniega la eficacia retroactiva y la posibilidad de obtener la devolución de las cantidades percibidas por la entidad bancaria en atención a la cláusula que se declara nula señalando “ Consecuentemente con lo expuesto, procede declarar la irretroactividad de la presente sentencia, de tal forma que la nulidad de las cláusulas no afectará a las situaciones definitivamente decididas por resoluciones judiciales con fuerza de cosa juzgada ni a los pagos ya efectuados en la fecha de publicación de esta sentencia.”

En ella se establece que para que se de dicha irretroactividad debe probarse la existencia de riesgos de trastornos graves, “El examen de la transcrita sentencia pone de relieve que la irretroactividad de los efectos anulatorios de una sentencia, basada en el principio de la seguridad jurídica, tiene carácter excepcional, y sólo pueden ser acordados y si concurren dos criterios fundamentales: la buena fe de los interesados y el riesgo de trastornos graves. En el caso objeto de esta apelación no hay ninguna referencia concreta a cuáles son esos perjuicios graves que la retroactividad de la nulidad en el caso enjuiciado puede ocasionar a la entidad financiera.

en este caso viene a ocurrir lo mismo, no queda claro cuáles son los graves perjuicios para la economía que se producirían de no aplicar el principio de retroactividad cuando estamos hablando de una cláusula nula, ni queda probada la existencia de buena fe por la entidad demandada (Banco Popular).

Lejos de ofrecer una información cumplida a los actores, dio una información sesgada y limitada, y ello no lo impide la nueva STS 139/2015 que parece que fija la devolución de intereses en el día 9 de mayo de 2013,  pero para ello se parte de la buena fe de los bancos antes de dicha fecha, fecha en la que se dictó la STS de 9 de mayo de 2013, pero como se ha dicho aquí no se observa ninguna buena fe en el banco, que no adoptó ninguna medida para que los actores conocieran realmente el alcance de la cláusula.

Por todo ello, dice el Juzgado, procede la aplicación retroactiva de dicha cláusula de nulidad debiendo integrarla por la aplicación del interés variable pactado en la escritura de préstamo hipotecario es decir Euribor más 0,950 puntos menos bonificaciones o el que corresponda. De tal forma que al actor se le deberá abonar la cantidad resultante de restar el interés abonado desde la fecha de aplicación de la cláusula suelo y el que debiera haberse abonado de no existir dicha cláusula suelo, conforme a lo pactado.


Dirección Letrada: Magdalena Rico Palao.
Banco: Banco Pastor.
Producto: Suelo.
Perfil: Particular.
PDF:S_150424_BANCO_PASTOR_JM2_MURCIA_SUELO_RETROACTIVO_MALA_FE_PART_SIN.pdf